Video Forum con el cortometraje-documental

“Voces de la Tierra”. 2018. Jubrique (Málaga)

 

Con motivo del día internacional de las mujeres, 8 de marzo, dos jóvenes de Jubrique, Alberto Benítez, dinamizador juvenil municipal, y Olalla Negrete, licenciada en ciencias de la información, ambos implicados y preocupados por la realidad rural,  decidieron hacer un pequeño audiovisual en el que se recogieran los testimonios de varias mujeres de la localidad.

 

“Voces de la Tierra” es un pequeño cortometraje documental que narra las vivencias de cuatro mujeres. Cada voz pertenece a una generación, pero todas ellas vinculadas al mundo rural y sus particularidades. Sin ser muy ambiciosas, el proyecto buscaba una narración amena, cercana y creativa a través de la cual, los espectadores pudieran reflexionar sobre si mismos y su entorno. ¿Quiénes somos? Por qué como mujer respondo ante unos estereotipos? Que me gustaría reivindicar?. “Voces de la Tierra” pretende reivindicar a las mujeres rurales, tan vinculada a la tierra y cuya realidad difiere de las grandes urbes.  0LALLA NEGRETE

Para desarrollar este proyecto han contado con el apoyo del Ayuntamiento de Jubrique, en el apartado de medios y difusión; y con nuestra asociación Montaña y Desarrollo Serranía de Ronda-URPF, en cuanto al diseño inicial de la propuesta (elección de mujeres, criterios generales para estructurar la propuesta).

Y aliadas como necesitamos estar en los pueblos para que haya solidez y repercusión en las actividades que desarrollamos en nuestro territorio, desde nuestra asociación, decidimos reforzar el trabajo realizado con  la dinamización de un debate el día de la presentación de las “Las voces de la tierra”, pues era un espacio idóneo para hablar sobre que pensamos la mujeres sobre nuestra realidad en el medio rural.

A la actividad acudieron unas cuarenta y cinco mujeres, la mayoría  de más de cincuenta años,  y algunas jóvenes.

Con el video foro el objetivo era en primer lugar compartir entre todas las asistentes su impresión sobre lo que refleja el video; y en segundo, avanzar un poco más, a partir de algunas cuestiones, en torno  a la realidad que queremos vivir las mujeres en nuestros pueblos, en una situación ideal de igualdad de condiciones.

El contexto del video tenía de fondo el lema de la celebración del 8 de marzo de este año “si las mujeres se paran, se para el mundo”. Entre las cuestiones primeras que salieron en el debate está el que es importante que asistan hombres a este tipo de espacios,  porque son ellos los que necesitan cambiar la actitud y aprender a valorar y respetar a las mujeres. Sin embargo, muchas consideraban, desde una posición autocritica, que las mujeres seguimos siendo bastante responsables de seguir ocupándonos de las tareas de cuidados en general, delegando poco o con mucha dificultad en las parejas o hij@s. Fuimos conscientes durante el debate que esto es algo que está muy arraigado en nuestro ser, “si no lo hago yo, no me siento bien”, en nuestra manera de estar en el mundo como mujeres y que cambiar ésto es muy difícil. Tanto es así, que muchas de las mujeres asistentes, las de cincuenta años en adelante, afirman haber sabido buscar sus espacios propios y organizar la vida familiar de forma que sin cambiar realmente las actitudes de fondo de unos y otras, consiguen vivir dentro de sus ámbitos familiares bastante acorde a sus deseos, “haciendo y deshaciendo” las tareas según ellas deciden. Insistimos desde la dinamización del debate en el valor que tienen todos los trabajos de cuidados y que lo que realmente hay que ver es si las mujeres en nuestra realidad rural y familiar, podemos elegir el rol el rol que queremos desempeñar. Y es destacable una apreciación que se hizo, “tenemos la práctica, pero no la teoría”.

 Aunque las mismas jóvenes participantes afirmaban que los jóvenes ya están cambiando. A los hijos varones ya todas, afirmaban las madres asistentes, intentan educarlos  para que sean igualitarios. De hecho, muchas consideran que la juventud  está cambiando poco a poco y que la realidad de las mujeres  más jóvenes ha dado un vuelco importante, sobre todo en el apartado de reparto de tareas de cuidados y de la imagen de la mujer en los pueblos, aunque se sigue pensando que aún las mujeres no pueden vestirse como quieran en los pueblos, “las miran, comentan de ellas”. Es decir, la imagen física de las mujeres sigue siendo un elemento que no pasa desapercibido y además sigue habiendo prejuicios que enmascaran un mandato de género determinado.

Dentro del debate otro apartado importante que salió es como enfrentamos la lucha por ser reconocidas y valoradas.  Por una parte se planteaba que cada mujer en su mundo tiene que luchar, tener su propia “batallita diaria”, a lo que se añadió que esta lucha tiene que ir acompañada de un trabajo colectivo, tiene que partir de un sentir juntas qué nos preocupa, qué nos ocupa y qué necesitamos cambiar….en espacios como éstos donde todas empezamos a verbalizar qué nos pasa.

Nos pareció de una importancia prioritaria en estos momentos de crisis del mundo rural lanzar al debate el tema de la permanencia de las mujeres más jóvenes en los pueblos. Para que haya vida en los pueblos es necesario que las mujeres se queden. Las más jóvenes no pueden tener como única opción el cuidado de los mayores (trabajo feminizado históricamente), trabajos puntuales gestionados por los ayuntamientos, y algunas opciones temporales de trabajo en el sector servicios-hostelería. El sempiterno problema de la falta de empleo y de oportunidades económicas, y el envejecimiento progresivo de la población, es determinante a la hora de decidir abandonar o no los pueblos. O como en nuestra localidad, buscar trabajo fuera, normalmente en la costa,  y volver los fines de semana. Se señaló por parte de las participantes el poco apoyo de las administraciones para fortalecer la vida de las y los jóvenes en los pueblos, sobre todo a la hora de tejer economía local.

En la parte final del debate se apuntó la opción de la vuelta al campo y la dignificación de la vida campesina como opciones que se tiene muy desestimada, en general. Sin embargo, parte de las participantes plantearon que esta cuestión del futuro de nuestros pueblos, tiene que mirar también hacia el sector agrícola.

 

Quedamos emplazadas pues a desarrollar una actividad en la que podamos discutir sobre esta realidad y hacer propuestas entre todas. Desde nuestra asociación y con apoyo del ayuntamiento lanzaremos una propuesta para poder trabajar esta cuestión, desde la mirada de las mujeres próximamente.



fortalecimiento tejido empresarial

Este programa desarrollado por nuestra entidad pretende servir de apoyo a l@s emprendedor@s de la Serranía de Ronda y a las pequeñas empresas y comercios locales.

 

En la actualidad prestamos varios servicios de forma gratuita:

  • Asesoramiento:  te asesoramos de forma personalizada en todas las fases del proceso. Desde la creación y desarrollo de tu empresa hasta las ayudas y subvenciones a las que puedes acogerte.
  • Formación: además de cursos de capacitación y formación, te ayudamos a desarrollar tus aptitudes como emprendedor@. También podrás ponerte en contacto con otras emprendedoras y emprendedores compartiendo experiencias y habilidades.
  • Recursos: ponemos a tu disposición los recursos que posee nuestra entidad.
  • Difusión:  podemos ayudarte a crear tu WEB y que puedas promocionar tu productos y/o servicios, también hemos diseñado un espacio en la nuestra para promocionar  productos y servicios de nuestra comarca.

Si tienes una empresa o quieres poner en marcha una idea para autoemplearte, inscríbete en nuestro programa, te ayudaremos a hacerla realidad.

 

Asesoramiento personalizado
Cursos de formación
Recursos de nuestra entidad

 

En el Centro de Recursos nuestra Trabajadora Social te orientará y ayudará en: Ofertas de empleo redes sociales, Prestaciones y Subsidios, Cita Previa SAE, SEPE, INSS, confección de Currículums, búsqueda de Cursos y apoyo en su realización, préstamo de Recursos, etc.

 Este servicio es para toda la Comarca de Ronda.