III FORO FEMINISTA RURAL Rocío Eslava Suárez

MUJERES RURALES Y SALUD

19 y 20 de octubre de 2012, Benadalid, Serranía de Ronda

 

RESUMEN DE LAS JORNADAS.

Convencidas de la afirmación de Rosa Casado: "el patriarcado perjudica gravemente la salud", celebramos en Benadalid el III Foro Feminista Rural "Mujeres Rurales y Salud".

Con la intención de dilucidar donde están los elementos que afectan a la salud de las mujeres y ponernos manos a la obra desde nuestros grupos de mujeres, asociaciones de mujeres, colectivos feministas, grupos de investigación sobre salud y género, madres preocupadas y organizadas, hombres concienciados de la necesidad de trabajar desde el feminismo para conseguir sociedades más equitativas y saludables,…… nos encontramos en el espacio que nos ofreció el Ayuntamiento de Bendalid, en la Serranía de Ronda, y discutimos durante un día y medio sobre la relación entre los géneros y la salud, personas de toda Andalucía.

El viernes por la tarde, como aperitivo del III Foro Feminista Rural, compañeras de la Asociación Circulo del Mujeres de Málaga nos presentaron la primicia del documental Cuidados, resbalan, que aborda uno de las preocupaciones de la sociedad en general y de los movimientos feministas en particular: el trabajo de los cuidados. Quién lo realiza, cómo se valoran, cuán necesarios son, qué nos aportan…Di lugar a un intenso y rico debate.

El sábado por la mañana comenzamos abriendo el día con Rosa Casado, que marcó las líneas maestras de nuestro pensamiento crítico respecto a la salud , recordándonos que "tanto hombres como mujeres siguen anhelando relaciones basadas en el respeto y el cuidado mutuo", en una sociedad donde tod@s sufrimos algunas patologías como consecuencia de nuestros roles. En la deconstrucción de las relaciones de dominación y construcción de lo que Rosa Casado denomina el "buentrato", están parte de las soluciones para el logro de una sociedad mejor.

La mesa de experiencias que vino a continuación nos sedujo a tod@s por la riqueza de vivencias que nos regalaron. Para iniciarla nuestra Ginecóloga más preciada, Marga Alarcón, con su sencillo lenguaje, el mismo que usa en su consulta, describió su forma de trabajar manteniendo la atención de mujeres y hombres de la sala. Con su planteamiento de consulta persigue que las mujeres se hagan una idea integral de su cuerpo y de su salud.

La segunda intervención de esta mesa fue de las compañeras de Criar con Apego de Málaga, Carmen y Manmen, que nos hablaron de su experiencia como madres organizadas, muchas con el apoyo de sus parejas, que consiguen reafirmarse en su labor de crianza con el apoyo de las otras y que están haciendo una labor fundamental de difusión del planteamiento de que "nuestros cuerpos son nuestros y que somos responsables de nuestra maternidad", así como dando formación y concienciando sobre ello a profesionales sanitarios.

La parte más emotiva de la mesa de experiencia nos la ofrecieron Ana Hurtado, Blanca Román y Trinidad López Llamas, del grupo del Grupo de "Mujeres y Salud" del Centro de Salud Artemisa, de Arcos de la Frontera, (Cádiz). Tras explicarnos cómo trabajan en el grupo, nos presentaron un mural autobiográfico que habían construido para el foro, y que sistematiza toda la experiencia grupal que han vivido y donde se representa mediante fotografías, palabras, dibujos, etc…qué temas trabajan, cómo los trabajan y el significado que tiene el grupo para ellas, cuyas razones enumeraron: para conectar con el cuerpo, comprenderlo mejor, respetarlo, cuidarlo y disfrutarlo; entender el significado profundo de la enfermedad y la salud; poder diferenciar la salud al servicio de la Vida, y la enfermedad al servicio del negocio de la farmaindustria; encontrar recursos sencillos y eficaces de ayuda en caso de trastornos físicos o psíquicos; explorar en las diversas áreas de nuestra vida: la sexualidad, la pareja, l@s hij@s, el deseo, las relaciones, la muerte, el nacimiento, el parto...; explorar las emociones, las relaciones, las creencias… y su interconexión con el cuerpo y la salud; tener un espacio de apoyo entre ellas que les haga la vida más amable, y las relaciones más auténticas y placenteras; para "seguir creciendo y haciéndonos dueñas de nuestra vida y nuestros cuerpos..."

La intervención de este grupo finalizó con el generoso relato que nos ofreció Trinidad sobre cómo vivió su cáncer de mamas, lo que despertó entre las asistentes emociones y posibles nuevos caminos para no llegar a la enfermedad .

Tras muchas e interesantes intervenciones todas estuvimos de acuerdo en la necesidad de hacer llegar nuestras demandas y planteamientos sobre la salud a las instituciones públicas para que los servicios de salud mejoren, y no quedarnos con pequeñas, minoritarias y en algunos casos elitistas experiencias, pues todas tenemos derecho al buentrato y queremos superar el biologicismo y el androcentrismo del sistema sanitario.

La tarde la concluimos con los talleres de "Autoconocimiento para el cambio", basado en la Terapia de Reencuentro, que incide en el autoconocimiento, y en la posibilidad de cambios internos y relacionales que generen bienestar y relaciones de paz tanto internas como con el entorno.

El colofón del encuentro fue la obra de teatro que nos representaron un año más nuestras queridas compañeras, titulado en esta ocasión "Las Clawnrurales y sus problemas con las salud"


III FORO FEMINISTA RURAL Rocío Eslava Suárez

MUJERES RURALES Y SALUD

19 y 20 de octubre de 2012, Benadalid, Serranía de Ronda

 

 

Desde el Feminario de la Universidad Rural Paulo Freire de la Serranía de Ronda estamos ya organizando el III Foro Feminista Rural “Rocío Eslava Suárez”, en esta ocasión centrado en Mujeres Rurales y Salud.

Tras la experiencia tan enriquecedora que hemos vivido en los dos foros pasados, y comprometidas como estamos con nuestra realidad, continuamos este año ofreciendo un nuevo espacio de encuentro de conocimientos y experiencias de mujeres y hombres, que analizadas desde el feminismo están contribuyendo a la construcción de una nueva sociedad.

 

“Mujeres Rurales y Salud”

En las primeras cunas de la civilización lo femenino tenía un sentido sagrado, se consideraba a la mujer como la fuente de la vida, como descubridora de la agricultura, de la artesanía, de los primeros rudimentos de la medicina… (Fuentes Caballero, M. 2005). Con la llegada de modelos sociales jerarquizadas comenzaron a reprimirse las energías femeninas y las mujeres sanadoras, curanderas y matronas, pasaron a convertirse en brujas y a ser quemadas en hogueras por poseer saberes que no interesaban al intocable poder científico esencialmente masculino (Valls-Llobet, C. 2009)

 

Él sistema científico-medico ha sido y sigue siendo predominantemente masculino y tiene un estructura patriarcal, que se centra en la enfermedad y no en potenciar los estados de la salud. Este hecho se manifiesta en el sistema sanitario de muchas formas: la división del cuerpo humano en muchas parcelas que han llevado a la superespecialización, la separación de lo físico y lo mental, la mercantilización y privatización del cuidado, la uniformización de los tratamientos y los protocolos, el encarecimiento insostenible de la asistencia médica, o la patologización de ciclos vitales para justificar la intervención médica y la medicalización como negocio de la industria farmacéutica (López Carrillo, M., 2010), etc.

 

“La salud tiene género”

 

El análisis de la situación actual de la salud en nuestra sociedad nos permite afirmar, apoyándonos en tesis como las de María Fuentes C. (2005) que la salud tiene género y se enferma de forma distinta, tanto por los roles de género como por el sexo biológico. No solo enfermamos de forma diferente, debido a diferencias biológicas, sino que el rol social que tenemos las mujeres es uno de los factores de riesgo.

Paralelamente, desde la medicina convencional se tiende a la desnaturalización de fenómenos vitales como la vejez, la menopausia, la menstruación, el parto, para tratarlos como enfermedades, y no como experiencias distintivas de la identidad femenina y siendo vistos como problemas médicos (López Carrillo, M. 2010)

Desde el feminismo se debe abordar en profundidad las desigualdades de género en salud, rompiendo también en este ámbito con las categorías binarias del pensamiento occidental: mente/cuerpo, masculino/femenino, razón/emoción, cultura/naturaleza...

Sabemos que esta visión está cambiando hacia una más holística y queremos contribuir a la difusión y el debate sobre algunos determinantes de la salud, como son el estilo de vida y el medio ambiente. Y de ahí la urgencia de asumir la responsabilidad individual en la salud personal y colectiva.

En este III Foro nuevamente nos encontraremos personas de realidades rurales y urbanas, teniendo la oportunidad de intercambiar y brindarnos el conocimiento que da la experiencia vivida en la temática que nos ocupa.